sábado, 21 de marzo de 2015

Toninia candida.

En un entorno calizo como en el que me encuentro, en el Torcal de Antequera (Málaga), no podrían faltar líquenes calcícolas como este. Se trata de Toninia candida, un liquen crustáceo de color blanquecino que se incrusta entre las grietas y fisuras de las rocas.
Foto: Miguel Varona.
Forma pequeños talos escuamulosos ligeramente almohadillados, de color gris blanquecino, cubiertos habitualmente por una capa de pruína blanca que se extiende también por los apotecios negros. A diferencia de otras especies de Toninia, sus escuámulas son más o menos planas y constituyen un talo continuo, nunca llegan a independizarse.
Foto: Miguel Varona.
Los apotecios están siempre presentes, y son pequeños (unos 2 mm.), de color negro  manchados con la pruína blanca. El disco es plano y el margen está bien diferenciado. Las esporas son fusiformes y bicelulares.

FICHA TÉCNICA:
Muestra Herbario: L250
Localidad: Torcal de Antequera (Málaga).
Fecha del muestreo:  21 de marzo de 2015.
Leg et Det: Miguel Ángel López Varona.
Nombre común: No tiene.
Nombre científico: Toninia candida (Weber) Th. Fr.
Familia: Catillariaceae.
Reacciones: No presenta. 
Fotosimbiontes: Algas verdes trebouxioides.
Ecología: Fisurícola sobre sustratos calcáreos.
Distribución geográfica: Por toda Europa central y meridional.
Observaciones: Posible confusión con T. caeruleo-nigricans (T. sedifolia), que tiene las escuámulas muy hinchadas, nunca aplanadas y unidas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada