martes, 24 de marzo de 2015

Rhizoplaca peltata

Además de Rhizoplaca chrysoleuca y R. melanophthalma, aparece en los Peñones de San Francisco (Sierra Nevada) otra especie del mismo género cuya particularidad reside en los apotecios, que nacen inmersos en el talo como si fueran cráteres.
Foto: Miguel Varona.
El talo es claramente umbilicado, generalmente monófilo, aunque ocasionalmente se presenta fuertemente lobulado. La superficie es más o menos lisa, aunque aparecen frecuentes grietas. Es de color amarillo pálido ligeramente rosado, y tiende a ennegrecerse en los márgenes agrietados.

Foto: Miguel Varona.
Los apotecios son frecuentes y numerosos. Aparecen en forma de pequeños cráteres permaneciendo sumergidos en el talo hasta que crecen. Cuando alcanzan dos ó tres milímetros, desarrollan un margen talino y el disco, de color marrón anaranjado, se eleva por encima de la superficie del talo.

Foto: Miguel Varona.

FICHA TÉCNICA:
Muestra Herbario: L255
Localidad: Peñones de San Francisco, Sierra Nevada (Granada).
Fecha del muestreo:  24 de marzo de 2015.
Leg et Det: Miguel Ángel López Varona.
Nombre común: No tiene.
Nombre científico: Rhizoplaca peltata (Ram.) Leuckert & Poelt.
Familia: Lecanoraceae.
Reacciones: Médula P+ amarillo-naranja (no en todos los casos).
Sustancias Liquénicas: Ácido úsnico, zeorina, pannarina, ácido rangifórmico.
Fotosimbiontes: Algas verdes trebouxioides.
Ecología: Saxícola, sobre pizarras, esquistos, areniscas, calizas... en superficies verticales más o menos protegidas.
Distribución geográfica: Sur de Europa, suroeste de Asia central, norte de África y Norteamérica.
Observaciones: Se diferencia de las otras especies de Rhizoplaca por su talo umbilicado, por sus apotecios sumergidos en el talo y por su reacción P+ en la médula. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada