domingo, 13 de abril de 2014

Las Avutardas de Tierra de Campos.

La principal riqueza faunística de las Lagunas de Villafáfila no sólo se basa en el enorme contingente de aves acuáticas que visitan año tras año el humedal, existe también una importante comunidad de aves esteparias de entre las que destaca sin duda alguna la Avutarda, la más grande entre las aves ibéricas. Su tamaño está muy cerca del límite de peso por encima del cual un ave tendría que renunciar al vuelo. Es muy difícil aproximarse a ellas, sólo a primeras horas de la mañana o a última hora de la tarde aumentan las posibilidades de verlas, cuando se mueven en busca de alimento.

Foto: Miguel Varona.
Son perfectamente capaces de volar, pero prefieren trasladarse a pie, para ocupar los altos oteros desde donde fácilmente pueden controlar cualquier peligro que aceche por la zona. Sin embargo, a pesar de su gran tamaño, tienen la habilidad de desaparecer inmediatamente de la vista en un entorno sin apenas lugares donde ocultarse, como si se las hubiera tragado la tierra.

Ayer pude contar en una bandada 35 ejemplares, de entre los que destacaban varios machos que en vistosa competencia desplegaban todo el esplendor de sus galas nupciales. Son las exhibiciones primaverales con las que los machos intentan llamar la atención de las hembras: Alzan y despliegan la cola como si fuera un abanico, y voltean su plumaje transformándose en señales blancas que pueden observarse desde mucha distancia. Así es como sorprendí hoy a este macho, tratando de seducir a tres hembras:


Tras los apareamientos, los machos se reúnen en bandadas para vagabundear por los campos mientras que las hembras cubiertas buscan las zonas tranquilas y despejadas de cualquier tránsito humano, para anidar y poner de 1 a 3 huevos, casi siempre en el mismo lugar que otros años. Excavan un hoyo en la tierra y encajan su cuerpo en él para incubar su puesta. Durante ese período, que dura unas cuatro semanas, las hembras defienden sus nidos dispuestas a iniciar maniobras de distracción cuando algún depredador se aproxima por la zona.

Después de haber sido durante siglos importante pieza cinegética, en 1981 se consiguió que en España fuera catalogada como especie "en peligro de extinción" y desde entonces está protegida. Gracias a ello hoy contamos con el 50% de la población mundial de avutardas, siendo Tierra de Campos uno de los núcleos de población más importantes en la Península Ibérica.

Las transformaciones agrícolas y los cambios de los usos del suelo son hoy su principal amenaza. Desde la Comunidad Europea se elaboran año tras años programas de subvenciones con las que se pretende compensar a los agricultores que mantienen los sistemas de cultivo tradicionales respetuosos con la supervivencia de esta singular especie.

FICHA TÉCNICA:
Lugar del avistamiento: Campos de Villafáfila (Zamora).
Fecha del avistamiento: 13 de abril de 2014.
Nombre común: Avutarda.
Nombre científico: Otis tarda L.
Familia: Otididae.
Posición sistemática: Clase Aves; Orden Gruiformes.
Longitud: Hasta 102 cm. los machos, las hembras unos 75 cm. (hasta 2,50 m. de envergadura).
Hábitat: Campos de cultivo cerealista, estepas...
Distribución geográfica: España, norte de África, y las grandes estepas del centro-sur de Rusia.
Biología: Se alimentan de pequeños invertebrados (principalmente saltamontes), brotes, semillas y otros alimentos de origen vegetal. Manifiestan un comportamiento gregario muy marcado, sobretodo los machos, que forman bandos durante todo el año a los que se unen las hembras en el otoño, acompañadas de sus jóvenes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada