martes, 12 de agosto de 2014

El rechoncho Martinete del Río Júcar.

Me costó enfocarle, pero por fin pude localizar y grabar al Martinete, el principal objetivo de mi expedición hoy sobre las aguas remansadas de los últimos kilómetros del río Júcar. Pude ver a varios de ellos escondidos entre la vegetación palustre, pero no cesaban de levantar el vuelo en cuanto veían acercarse a un tipo con un kayak. Finalmente, pude localizar a uno que estaba posado sobre una rama en lo alto de un árbol, que permaneció inmóvil el tiempo suficiente para poder grabarle.

Foto: Miguel Varona.
No pude verle las tres plumas blancas occipitales que salen de su negra cresta, unas plumas que juegan un papel muy importante en la especie. Konrad Lorenz estudió el curioso comportamiento de esta especie, y pudo comprobar que los pollos de Martinete que aguardan pacientemente en el nido, sólo pueden reconocer a sus padres si estos realizan la ceremonia de apaciguamiento. Los Martinetes están armados con un pico verdaderamente afilado, y son tan agresivos que cuando un desconocido se acerca a su nido, los jóvenes martinetes disparan sus picos en su dirección, a no ser que el recién llegado, sea quien sea, realice el saludo apaciguador propio de la especie, que consiste en apuntar el pico hacia el suelo y levantar las tres plumas blancas del occipucio.

Lorenz cuenta que en una ocasión, consiguió que los jóvenes martinetes le aceptaran cerca del nido pero, en cuanto llegó el padre y se posó, descubrió al naturalista recostado junto al nido y adoptó una posición de amenaza para repeler al asaltante, pero inmediatamente los polluelos dispararon sus potentes picos contra su propio padre, por el simple hecho de no haber realizado la ceremonia de apaciguamiento.

El resultado de mi grabación es simple; apenas unos segundos después de poder enfocarlo (tarea complicada sobre un kayak), levantó el vuelo y se posó en el árbol vecino.



FICHA TÉCNICA:
Lugar del avistamiento: Desembocadura del Río Júcar, Cullera (Valencia).
Fecha del avistamiento: 12 de agosto de 2014.
Nombre común: Martinete.
Nombre científico: Nycticorax nycticorax L.
Familia: Ardeidae.
Posición sistemática: Clase Aves; Orden Pelecaniformes.
Longitud: Unos 65 cm. (hasta 1 m. de envergadura). 
Hábitat: Lagunas, ríos, marismas, estuarios, marjales... con suficiente cobertura vegetal tanto palustre como arbórea.
Distribución geográfica: Ampliamente distribuido por las regiones templadas y tropicales de todo el planeta.
Biología: Consume todo tipo de animales acuáticos, desde peces, culebras, ranas y renacuajos, hasta larvas de insectos, cangrejos, moluscos... Su técnica de caza es similar a la de las garzas, acecha inmóvil en la orilla del agua y lanza su pico como un arpón. Es un ave gregaria y suele compartir colonias de cría con otras garzas. Construyen grandes nidos en los árboles de las riberas, si bien es la hembra la que lo construye a su gusto con todo el material aportado por el macho. A principios del verano la hembra pone de 3 a 5 huevos que incubará durante unos 20 días. A veces el macho colabora en la incubación, pero no suele hacerlo. En unas 6 semanas los pollos ya están desarrollados casi al completo.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario