sábado, 12 de abril de 2014

Ramalina capitata var. protecta.

Los muros del Monasterio de Moreruela (Zamora), levantados en el siglo XII con rocas cuarcíticas, están cubiertos por densas matas de un liquen fruticuloso que suele ser bastante común en iglesias y monumentos: Ramalina capitata.

Foto: Miguel Varona.
Lo favorece el hecho de que este viejo monasterio, actualmente en estado ruinoso, fue levantado en medio de un paraje natural próximo al río Esla, donde todavía hoy se mantiene alejado de cualquier fuente de contaminación atmosférica.

Foto: Miguel Varona.
Pero muchos de los talos de este liquen, sobre todo los expuestos en la fachada norte, alcanzan gran tamaño y poseen una morfología bastante particular: Las lacinias son bastante anchas y retorcidas, y presentan numerosos soralios, principalmente en los extremos de las lacinias, que adoptan curiosas formas abombadas que resultan muy llamativas (soralios forniciformes). Este carácter permite reconocer a la variedad protecta de esta especie.

Foto: Miguel Varona.
Los apotecios son muy raros, pero aparecen en algunos talos.

FICHA TÉCNICA:
Muestra Herbario: L213
Localidad: Monasterio de Moreruela (Zamora).
Fecha del muestreo: 12 de abril de 2014.
Leg et Det: Miguel Ángel López Varona.
Nombre común: No tiene.
Nombre científicoRamalina capitata var. protecta (H. Magn.) Nimis.
Familia: Ramalinaceae.
Reacciones: No presenta. 
Sustancias Liquénicas: Ácido úsnico en el córtex. Ácido norestíctico (no siempre).
Fotosimbiontes: Algas verdes trebouxioides.
Ecología: Saxícola en rocas silíceas y piedra ornamental.
Distribución geográfica: Al margen del Sistema Central, donde es relativamente frecuente, aparece en lugares muy concretos del centro-sur de Europa.
Observaciones: Los soralios forniciformes permiten separarla de las otras variedades reconocidas para Ramalina capitata. R. carminae, descrita recientemente como nueva especie, tiene el mismo hábitat y en ocasiones aparece asociada a R. capitata; se diferencia del resto por la ramificación irregular de las lacinias, muy sorediadas a lo largo de toda su longitud, y por la morfología particular de sus soralios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario