viernes, 5 de julio de 2013

Baeomyces rufus.

A punto de entrar en el bosque de La Biescona, aquel hayedo "mágico" escondido en la Sierra del Sueve, me topé con un talud de tierra recientemente removida en el que encontré este curioso liquen de aspecto lepraroide del que me llamaron la atención los apotecios pedunculados de color pardo-rosáceo.

Foto: Miguel Varona.
Se trata de un liquen con el talo dimórfico: Un talo basal crustáceo, entre granuloso y escuamuloso, de color gris verdoso (verde pálido en estado húmedo), algo sorediado; y un talo secundario fruticuloso constituido por podecios sólidos cortos (hasta 4 mm. de altura) de color blanquecino, en cuyo extremo se encuentran los apotecios.

Foto: Miguel Varona.
A veces los apotecios son sésiles, pero generalmente se forman en los podecios. Presentan el disco convexo, de color pardo-rosáceo, pardo oscuro en estado seco. No suelen superar los 2 mm. de ancho.
 
FICHA TÉCNICA:
Muestra Herbario: L140
Localidad: Gobiendes (Asturias), Hayedo de La Biescona.
Fecha del muestreo:  5 de julio de 2013.
Leg et Det: Miguel Ángel López Varona.
Nombre común: No tiene.
Nombre científico: Baeomyces rufus (Hudson) Rebent
Familia: Baeomycetaceae.
Reacciones: Variable, generalmente K+ amarillo y P+ amarillo. 
Sustancias Liquénicas: Ácido estíctico. A veces ácido norestíctico.
Fotosimbiontes: Algas verdes Coccomyxa.
Ecología: Terrícola, en suelos y taludes de zonas removidas.
Distribución geográfica: Cosmopolita, preferentemente en zonas boreales. 
Observaciones: Sus apotecios pedunculados y el talo con aspecto lepraroide la hacen inconfundible. Dibaeis baeomyces tiene los apotecios de color rosa claro y el talo es de color gris. Icmadophila ericetorum se parece, pero no tiene los apotecios pedunculados, además, crece sobre madera en descomposición, turba y humus. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada