domingo, 24 de marzo de 2013

Physconia enteroxantha.

Llama la atención de esta Physconia la ausencia de apotecios (muy rara vez puede contener alguno), y la presencia de numerosos soralios marginales que le otorgan al talo en su conjunto ese aspecto tan característico.

Foto: Miguel Varona.
 Talo foliáceo de color gris pardo (más verdoso en estado húmedo) formado por lóbulos de hasta 2 mm. de ancho, normalmente bien separados unos de otros (ocasionalmente algo imbricados), pruinosos en los extremos. La médula es de color blanco amarillento. Son muy característicos los soralios marginales de tono amarillento que pueden llegar a extenderse por la superficie del talo, sobre todo en las partes más viejas del talo. A veces aparecen incluso isidios parduscos. La cara inferior es oscura (blanquecina en los bordes) y posee numerosas rizinas escuarrosas que forman una densa capa negra inferior.

Foto: Miguel Varona.
Los apotecios son muy raros.

FICHA TÉCNICA:
Muestra Herbario: L134
Localidad: Pinar de Abantos, San Lorenzo de El Escorial (Madrid).
Fecha del muestreo:  24 de marzo de 2013.
Leg et Det: Miguel Ángel López Varona.
Nombre común: No tiene.
Nombre científico: Physconia enteroxantha (Nyl.) Poelt
Familia: Physciaceae.
Reacciones: Médula K+ amarillo y KC+ anaranjado.
Sustancias Liquénicas: Ácido secalónico. 
Fotosimbiontes: Algas verdes trebouxioides.
Ecología: Epífito sobre árboles planifolios de cortezas neutras o eutrofizadas impregnadas de polvo, más o menos aislados, incluso en los márgenes de las carreteras.
Distribución geográfica: Por toda Europa, es muy frecuente.
Observaciones: Muy resistente a la contaminación. Puede confundirse fácilmente con P. perisidiosa, pero la médula de ésta no reacciona K+, su talo suele ser más violáceo y sus lóbulos se disponen imbricados unos sobre otros. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada