lunes, 11 de agosto de 2014

Las viajeras Golondrinas.

Las Golondrinas comienzan a preparar su gran viaje. Ya en el mes de junio los pollos más precoces comenzaron a volar hacia el sur, y ahora es fácil comprobar cómo se van organizando las colonias de cara al regreso a África. Aquí, junto al Estany de Cullera (Valencia), he localizado uno de sus dormideros comunales.

Foto: Miguel Varona.
A partir de septiembre la mayoría de las golondrinas comenzarán escalonadamente a cruzar el estrecho para viajar al centro y sur de África, donde pasarán el invierno. No volverán hasta enero o febrero, momento en que empiezan a verse las primeras bandadas de golondrinas sobrevolando los campos andaluces. Muchas se quedarán en nuestro país, pero el resto del contingente seguirá cruzando Europa y llegarán hasta Rusia.

A diferencia de otras especies emparentadas que son claramente antropófilas, las Golondrinas huyen de las grandes metrópolis porque prefieren las áreas rurales. Sin embargo, soportan perfectamente la presencia del hombre.

A este grupo familiar les he podido grabar mientras se acicalaban sobre la rama de un carrizo al borde del estuario. Estaba oculto entre la vegetación palustre para grabar a las anátidas del Estany, cuando se me pusieron delante estas Golondrinas:



Permanecieron sobre las ramas un buen rato, y todavía seguían cuando recogí el equipo y me fui. Sobre la misma rama se posó un Martín Pescador, pero no tuve tiempo para enfocarle. Otra vez será.

Foto: Miguel Varona.

FICHA TÉCNICA:
Lugar del avistamiento: Estany de Cullera (Valencia).
Fecha del avistamiento: 11 de agosto de 2014.
Nombre común: Golondrina Común.
Nombre científico: Hirundo rustica L.
Familia: Hirundinidae.
Posición sistemática: Clase Aves; Orden Passeriformes.
Longitud: Unos 20 cm. (hasta 34 cm. de envergadura). 
Hábitat: Áreas rurales, graneros, cuadras, pajares...
Distribución geográfica: Por toda Europa, Asia y África. 
Biología: Se alimentan casi exclusivamente de insectos, cuyo ciclo biológico se desarrolla en verano.  Por eso, durante los inviernos migran al continente africano. Pasan la mayor parte del día volando para atrapar insectos voladores; solo se posan durante las mañanas o al atardecer, siempre sobre los tendidos eléctricos o ramas, casi nunca se las ve por el suelo, a no ser que estén buscando barro para construir el nido. En vuelo migratorio viajan a una velocidad media de 40 ó 50 Km/h. Poco después de su llegada, lo único que hacen es poner huevos, incubarlos y alimentar a sus pollos. Cada pareja saca adelante dos polladas al año, la primera en abril y la segunda poco después de que los primeros pollos aprendan a volar. La madre realiza la incubación y el padre no hace otra cosa que cazar insectos para alimentar a su toda su prole. Se encarga, además, de mantener limpio el nido de excrementos. A veces, las jóvenes golondrinas nacidas en la primera pollada, permanecen con sus padres mientras estos crían a sus pequeños hermanos.
Otras localizaciones constatadas: Villardeciervos (Zamora), 13 de abril de 2014.

Golondrina fotografiada en Villardeciervos (Zamora). Foto: Miguel Varona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada