miércoles, 29 de mayo de 2013

Langosta Mediterránea en la isla de El Hierro.

Camino por la isla de El Hierro (Canarias) para realizar una travesía a lo largo de toda la isla. Ayer crucé entre varios eriales de San Andrés que estaban plagados de pequeños saltamontes que saltaban a mi paso. La mayoría de ellos eran ninfas "saltonas" de la Langosta Mediterránea, reconocibles porque todavía no tienen completamente desarrolladas las alas. Sin embargo, entre ellas pude distinguir algún ejemplar adulto.

Foto: Miguel Varona.
Había miles, a cada paso que daba saltaban cientos y cientos de ellas, tantas que casi pude pisar a unas cuantas. Aun así fui incapaz de captar quieta a una de ellas para poder fotografiarla o grabarla con la videocámara. Pero hoy por la mañana, mientras caminaba hacia el Mirador de Jinama, he podido captar a un individuo adulto que estaba posado sobre una planta en el borde del camino:



Parece tratarse de una gregarización, una fase del ciclo vital muy común entre las langostas. Esta gregarización viene precedida de un aumento de la población favorecido por las temperaturas elevadas y la ausencia de lluvias, en zonas con abundantes pastos.

FICHA TÉCNICA:
Lugar del avistamiento: San Andrés (Isla de El Hierro).
Fecha del avistamiento: 28 de mayo de 2013.
Nombre común: Langosta Mediterránea. Langosta Marroquí.  
Nombre científico: Dociostaurus maroccanus Thunberg.
Familia: Acrididae.
Posición sistemática: Clase Insecta; Orden Ortoptera; Suborden Caelifera.
Longitud: Hasta 4 cm. las hembras y 3 cm. los machos.
Hábitat: Eriales y pastizales pobres.
Distribución geográfica: Norte de África, sur de Europa y Oriente Próximo hasta Asia Central. En la Península Ibérica presenta focos principales en Extremadura (Trijillo), Ciudad Real (Valle de Alcudia), en Córdoba (Los Pedroches) y en Zaragoza (Los Monegros).
Biología: Se alimentan principalmente de gramíneas, pero durante las fases gregarias con capaces de devorar pastos y cultivos enteros. Una semana después de la última muda tiene lugar la cópula. Una vez fecundada, a la hembra le crece el abdomen y deposita los huevos en el suelo. Tras 9 meses de desarrollo embrionario, se produce la eclosión, a principios de la primavera, de modo que es en el mes de mayo cuando comienzan a aparecer los primeros individuos adultos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada