martes, 14 de enero de 2014

El Buitre Leonado se establece en el Monte Abantos.

Una pareja de buitres leonados están nidificando en una de las cornisas del Monte Abantos. Llevo varios días observándola y he sido testigo de uno de los vuelos nupciales que anuncian su unión, una pareja que se mantendrá fielmente unida mientras vivan ambos cónyuges.

Foto: Miguel Varona. 
Han elegido para la nidificación una cornisa prácticamente inaccesible, en las proximidades del Mirador de Rubens, el mismo lugar donde el famoso pintor barroco tomó apuntes para pintar la panorámica del Monasterio de El Escorial.

Foto: Miguel Varona.
Lo máximo que me he podido aproximar me ha permitido, al menos, fotografiar de cerca el lugar de la nidificación. Las manchas blancas de las deyecciones frescas delatan el lugar donde la pareja construye el nido, bajo una cornisa que lo protege de la lluvia. No ha sido tarea fácil encaramarse al borde del abismo, pero me he podido acercar lo suficiente como para comprobar que el nido todavía no está del todo construído.

Foto: Miguel Varona.
En realidad no se puede hablar de una "construcción" propiamente dicha, ya que los buitres no son grandes "arquitectos" de nidos; sólo se limitan a amontonar ramillas, hierbajos y plumas hasta conseguir un buen lugar donde poder incubar el único huevo que van a poner. Esto ocurrirá probablemente a principios de febrero, y los dos cónyuges se dedicarán a incubarlo durante aproximadamente mes y medio, de modo que tendré que esperar al mes de abril para poder ver al polluelo asomar por el nido.

Foto: Miguel Varona.
El polluelo nace muy débil y desvalido, con los ojos cerrados y muy sensible al frío. Por eso, los padres se esmeran mucho en cobijarle continuamente no dejándolo solo ni un instante. Sólo cuando el pollo alcanza los dos meses de edad, momento en que ya está completamente emplumado, puede ser dejado solo en el nido mientras los padres vuelan en busca de alimento.

Foto: Miguel Varona.
Con la llegada del sol y del calor, todavía alguno de los progenitores se preocupa de cobijarlo extendiendo las alas para sombrearlo cuidadosamente. Este comportamiento pude observarlo en las Bardenas Reales (Navarra), a finales del mes de mayo del año 2011, momento que coincidió con mi videocámara en mano:


Los buitres tienden a nidificar cerca de donde lo hacen otras parejas, pudiendo llegar a constituir grandes colonias, como la que observé en el Cañón del Río Lobos en enero del 2009.

Foto: Miguel Varona. (Cañón del Río Lobos, Soria).
La razón de este gragarismo es comprensible teniendo en cuenta que la supervivencia del buitre leonado depende en gran medida de la estrecha colaboración entre los integrantes de la bandada para detectar la carroña que les sirve de alimento. Tales colonias pueden llegar a reunir en determinadas condiciones varios centenares de parejas nidificantes.

Lamentablemente, en la Península Ibérica, la supervivencia de los buitres leonados depende mucho del hombre, al igual que ocurre con la de otras tantas grandes especies de nuestra fauna. Ya lo alertaba Féliz Rodríguez de La Fuente cuando los veía sobrevolar incansables los mismos campos que antaño les ofrecían alimento en abundancia. Hoy los cadáveres del ganado se entierran, se queman o lo que es peor, se emplean para la fabricación de abonos, de modo que los buitres lo tienen muy difícil para encontrar carroña. Espero que esta pareja del Abantos salga adelante y puedan criar sin demasiadas penurias. Estaré vigilante, sin molestarles demasiado.

FICHA TÉCNICA:
Lugar del avistamiento: Monte Abantos, San Lorenzo de El Escorial (Madrid).
Fecha del avistamiento: 29 de diciembre de 2013.
Nombre común: Buitre Leonado o Buitre Común.
Nombre científico: Gyps fulvus Hablizl.
Familia: Accipitridae.
Posición sistemática: Clase Aves; Orden Falconiformes.
Longitud: 110-150 cm. (en torno a 2,5 m. de envergadura).
Hábitat: Farallones rocosos en grandes cañones y zonas de Montaña.
Distribución geográfica: Sur de Europa, Norte de África y Oriente Medio hasta el Himalaya.
Biología: Se alimenta exclusivamente de carroña, razón por la cual tiende al gregarismo.
Otras localizaciones constatadas: Cordillera Cantábrica y Picos de Europa. Cañón del Río Lobos (Soria), 1 de enero de 2009. Bardenas Reales (Navarra), 25 de mayo de 2011.

Foto: Miguel Varona. (Bardenas Reales, Navarra).
Secuencias grabadas durante los controles de cría en la colonia del Monte Abantos:







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada