martes, 24 de marzo de 2015

Collema glebulentum

Encontrar una especie de Collema a más de 2.500 m. de altitud es bastante raro, porque son pocas las collematáceas que son capaces de soportar las duras condiciones de la alta montaña. Las que resisten a tanta altitud, es porque cuentan con superficies periódicamente inundadas, al derretirse la nieve en las rocas más expuestas al sol. Curiosamente esta Collema apareció en los Peñones de San Francisco, en Sierra Nevada, a 2.526 m. de altitud, pero no la citan M. Casares y X. Llimona en su estudio de 1982, cuando exploraron esta zona encontrando especies muy interesantes.

Foto: Miguel Varona.
El talo foliáceo es pequeño, de aspecto membranáceo, sin pliegues ni pústulas, con abundantes lóbulos pequeños, planos, más o menos imbricados, y con los márgenes ascendentes y ondulados.

Foto: Miguel Varona.
La superficie del talo presenta numerosos isidios cilíndricos de aspecto coraloide, que tienden a concentrarse en los márgenes de los lóbulos. Los apotecios son han sido descritos para esta especie.

FICHA TÉCNICA:
Muestra Herbario: L256
Localidad: Peñones de San Francisco, Sierra Nevada (Granada).
Fecha del muestreo:  24 de marzo de 2015.
Leg et Det: Miguel Ángel López Varona.
Nombre común: No tiene.
Nombre científico: Collema glebulentum (Nyl. ex Cromb.) Degel
Familia: Collemataceae.
Reacciones: No presenta reacciones con los reactivos.
Fotosimbiontes: Cianobacterias Nostoc.
Ecología: Saxícola sobre rocas silíceas, a elevadas altitudes.
Distribución geográfica: Norteamérica (Alaska) y China. En Europa hay muy pocas citas. En España sólo se la conoce en Sierra Nevada. 
Observaciones: Es una especie muy rara y difícil de identificar si no es porque aparece en Sierra Nevada a gran altitud. Se parece un poco a C. furfuraceum por los isidios de aspecto coraloide, pero aquella nunca alcanzaría semejante altitud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada