miércoles, 16 de abril de 2014

Flamenco Rosado: El Ave Fénix.

Muchas son las leyendas vinculadas al Flamenco. La civilización egipcia lo consideraba como un animal fabuloso, el ave fénix, una especie de semidiós que se quemaba a sí mismo en la hoguera del sol y renacía al día siguiente de sus cenizas. El mito se extendió también entre los griegos, que le dieron el nombre de Phoenicopterus, apelativo utilizado también por los romanos, y que ha sido posteriormente adoptado por los científicos para darle su nombre. Pero tras la dominación romana, los flamencos del mediterráneo fueron objeto de una despiadada caza hasta hacerle casi desaparecer. Las pocas colonias que quedan desperdigadas por los humedales del sur de España, la Camargue francesa, y algunas zonas del Caspio, Argelia y Túnez son los restos que quedan de aquellas grandes poblaciones de flamencos que sobrevolaban el Mare Nostrum.  

Foto: Miguel Varona.
En África son de sobra conocidos los ejércitos rosados sobre los lagos azules de la gran fosa del Rift. Quién no recuerda aquellas maravillosas escenas de la película "Memorias de África"... El lago Nakuru, por ejemplo, se descumbre desde un par de kilómetros de distancia como una guirnalda sonrosada alrededor del azul del lago.

En España no tenemos esas inmensas colonias de Flamencos, pero en lugares como la Laguna de Fuente de Piedra (Málaga), pueden llegar entre febrero y marzo cerca de 10.000 individuos dispuestos a iniciar el período de cría. Es el único lugar de España donde el Flamenco cría de forma habitual. El resto de asentamientos (Doñana, Delta del Ebro...) son menos llamativos para el Flemenco y rara vez llegan a críar en ellos. Aquí donde me encuentro, en las Salinas del Cabo de Gata (Almería) yo he contabilizado hoy unos 160 individuos.

Foto: Miguel Varona.
He llegado tarde, prácticamente durante el ocaso (que por cierto ha sido espectacular). Me he aproximado al punto más cercano posible sin molestarles y he podido comprobar el enorme sentido de comunidad que tienen. Están todos comiendo, en pequeños grupitos de dos, tres, cuatro... desfilando en perfecta sintonía sobre las aguas someras.



Estos zancudos deben ser los que pasan aquí la mayor parte del año sin criar. En el centro de Interpretación del Parque Natural me han informado que la época veraniega coincide con el paso migratorio de estas aves y la colonia puede aumentar hasta el millar de individuos. Pero sería muy raro ver a un pollo de Flamenco por aquí: Hay un aeropuerto muy cercano, justo al lado hay una industria extractora de sal, cientos de turistas pasan por aquí para acercarse al Cabo de Gata...vamos que no es el lugar más idóneo para criar.

Foto: Miguel Varona.
FICHA TÉCNICA:
Lugar del avistamiento: Salinas del Cabo de Gata (Almería).
Fecha del avistamiento: 16 de abril de 2014.
Nombre común: Flamenco Rosado.
Nombre científico: Phoenicopterus roseus Pallas.
Familia: Phoenicopteridae.
Posición sistemática: Clase Aves; Orden Phoenicopteriformes.
Longitud: Unos 125 cm. 
Hábitat: Marismas, lagunas costeras, salinas grandes...
Distribución geográfica: Principalmente en sureste de África, ligada a grandes medios acuáticos. En Europa solo aparece en los humedales apropiados circunmediterráneos. En Asia también tiene una distribución dispersa.
Biología: Se alimenta de algas microscópicas y pequeños artrópodos acuáticos que filtra hábilmente con su pico especializado. Son aves extraordinariamente gregarias, menos nidificar lo hacen prácticamente todo juntos, hasta dormir la siesta después de comer. Cuando algún peligro salta a la vista toda la colonia, como si son cientos, se pone en movimiento en la misma dirección, un espectáculo grandioso. Se ponen de acuerdo hasta para hacer los "galanteos" con los que tratan de llamar la atención de las hembras. Tanto las exhibiciones como las cópulas van acompañadas de un formidable griterío. Una vez emparejadas, pierden su instinto gregario y cada pareja se retira a construir el nido con barro y restos vegetales. La hembra pone 1 ó 2 huevos y la incubación dura unos 30 días.
Otras localizaciones constatadas: Una pareja en las Lagunas de Villafáfila (Zamora), 12 de abril de 2014. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada