sábado, 20 de abril de 2013

Junquillo Oloroso (Narcissus rupicola).

Por fin descubro el Narciso más vistoso del Sistema Central, el Junquillo Oloroso. Tropecé con él trepando por los riscos graníticos de la Chorrera del Hornillo, muy cerca de Santa María de la Alameda, en la Sierra Oeste de la Comunidad de Madrid.

Foto: Miguel Varona.
Al igual que otros narcisos, es una planta bulbosa. Alcanza los 20 cm. de alto. Del bulbo salen tres o cuatro hojas lineares y estrechas (no más de 3 mm. de ancho), canaliculadas por el haz. Las flores son amarillas, muy vistosas, solitarias, con los segmentos externos extendidos y la corona con 6 lóbulos. Al final del largo tubo que forma la flor aparece abultado el ovario cuando produce el fruto.

Foto: Miguel Varona.
Se trata de un endemismo de la Península Ibérica, ausente en la Cordillera Cantábrica y en los Pirineos. Es relativamente frecuente en los roquedos graníticos de la ladera norte del Sistema Central. Florece en la primavera, entre los meses de marzo y abril.

Foto: Miguel Varona.

FICHA TÉCNICA:
Muestra Herbario: F398
Localidad: Santa María de la Alameda, Madrid. Chorrera del Hornillo.
Fecha del muestreo:  20 de abril de 2013.
Leg et Det: Miguel Ángel López Varona.
Nombre común: Junquillo Oloroso.
Nombre científico: Narcissus rupicola Dufour
Familia: Amaryllidaceae. 
Ecología: Fisuras de rocas graníticas.
Distribución geográfica: Endemismo ibérico. Es frecuente en el Sistema Central.
Observaciones: Agradablemente aromática.

No hay comentarios:

Publicar un comentario