jueves, 31 de mayo de 2012

La Marmota Europea de los Pirineos.

Es la primera vez que vengo a practicar alpinismo a los Pirineos. Hace un par de días, mientras ascendíamos al Pico Aneto, la más elevada de las cumbres pirenáicas, observé sobre la nieve unas huellas que me llamaron mucho la atención. No supe de quién eran hasta que ví a una pequeña colonia de marmotas retozando y correteando sobre las praderas del Pllan d'Aiguallut (Valle de Bernasque).

Las marmotas pertenecen a la familia de los esciúridos, roedores de tamaño medio, caracterizados por poseer un cuerpo cilíndrico con patas cortas y robustas provistas de garras afiladas, cabeza bien definida con grandes ojos, cola larga cubierta de espeso pelaje y un par de incisivos en continuo desarrollo. La familia incluye, además de las marmotas, las ardillas y los perrillos de las praderas.

Existe una docena de marmotas en todo el mundo, como la Marmota americana (Marmota monax), la marmota canosa (M. caligata), la marmota de Alaska (M. broweri), la marmota del Himalaya (M. himalayana), la marmota de Siberia (M. sibirica)... La única especie presente en Europa es la conocida como la Marmota europea o de Los Alpes (Marmota marmota), el mayor roedor del continente europeo.


La especie es originaria de los Alpes, extendiéndose hasta los Dolomitas y los Cárpatos. Pero en 1948 fue introducida en los Pirineos franceses desde donde se ha extendido hasta la vertiente española. Hoy en día está integrada por completo dentro de la fauna ibérica, y ningún estudio científico evidencia de alguna manera un impacto negativo de la especie sobre el nicho ecológico pirenaico, aunque sí ha podido variar las costumbres de algunos de los animales de su entorno.

Es, junto con la ardilla común, el único mamífero europeo de costumbres exclusivamente diurnas, dedicándose la mayor parte del tiempo a observar atentamente todo lo que se mueve a su alrededor, desde el vuelo de un águila o el canto de un acentor, hasta las carreras de los rebecos o el paso de los alpinistas o senderistas. Así es como las grabé en el entorno del Monte Perdido:



Es uno de los animales más dormilones que existen. Vive en el interior de grandes madrigueras compartidas con otros individuos, de las que solamente sale cuando el sol lleva ya varias horas calentando, y regresa poco antes del crepúsculo. Durante el día se dedica a buscar comida, a ramonear ,a tomar el sol, a observar, a vigilar... Eso sí, apenas se aleja de su madriguera. Conoce a la perfección las inmediciones de su colonia, y es capaz de darse cuenta al instante de cualquier tipo de animalía en su entorno, de modo que no duda en lanzar un fuerte silbido para alertar a sus compañeros del vivar, sobre todo cuando ven volar al águila real, su más temido enemigo.

Una de las costumbres más conocidas de las marmotas es su largo sueño invernal, desde mediados de octubre hasta finales de abril. Acomodan las madrigueras con abundante paja y, cuando llega el momento, taponan la salida con algunas piedras y no saldrán de allí hasta que la primavera comience a caldear el ambiente. Esporádicamente despiertan de su largo sueño para visitar una cámara contígua que hace las funciones de letrina, pero vuelven enseguida a su letargo.

Poco después de salir del letargo en primavera, las hembras entran en celo y es frecuente ver a los machos dispuntando entre ellos con peleas poco agresivas. Las hembras aceptan a varios machos, pero sólo crean la familia con uno. La camada consta de 4 ó 5 pequeños a los que se les puede ver asomando por las madrigueras a finales de junio o principios de julio, y jugando y correteando por las praderas a principios del otoño.
FICHA TÉCNICA:
Lugar del avistamiento: Monte Perdido (Huesca).
Fecha del avistamiento: 31 de mayo de 2012.
Nombre común: Marmota europea.
Nombre científico: Marmota marmota L.
Familia: Sciuridae.
Posición sistemática: Clase Mamíferos; Orden Rodentia (Roedores).
Longitud: 60-90 cm.
Hábitat: Montañas.
Distribución geográfica: Alpes, Dolomitas, Cárpatos y Pirineos.
Biología: Tras un verano en el que se afanan en hacer acopio de reservas alimenticias, se retiran al interior de sus madrigueras compartidas, las cierran con piedras y palos, y no saldrán de ellas hasta la primavera siguiente. Su dieta variada incluye semillas, frutos, brotes, raíces... Algunos biólogos aseguran haberlas visto comer huevos y polluelos de pequeños pajarillos.
Otras localizaciones constatadas: Valle de Benasque (Huesca), 29 de mayo de 2012.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada