martes, 18 de octubre de 2011

Un Geco en mi casa: El guardián de mi balcón.

En el norte no estaba acostumbrado a ver este tipo de reptiles, pero aquí en el centro peninsular y sobre todo en el sur es bastante frecuente. Recientemente nos hemos trasladado a vivir a un ático en San Lorenzo de El Escorial en el que podemos disfrutar de un gran balcón con estupendas vistas. Pero un inquilino me llamó especialmente la atención cuando lo descubrí moviéndose rápidamente por una de las paredes del balcón.

Se trata de un Geco, vulgarmente conocido como "Salamanquesa común" (Tarentola mauritanica). Sus inconfundibles patas con dedos en forma de espátula no dan lugar a dudas. En su parte inferior presentan multitud de laminillas adherentes con las que se arregla para trepar por las paredes más resbaladizas.

Foto: Miguel Varona.
Pertenece a la Familia Gekkonidae, pequeños reptiles con grandes ojos dotados de pupilas verticales, escamas granulosas desiguales, lengua gruesa y dedos en forma de hoja con laminillas adherentes.

He observado por la casa la presencia de arañas y alguna hormiga, de modo que deduzco que mi amiguillo del balcón tiene alimento suficiente, sol abundante y grandes muros con pequeñas rendijas donde esconderse y resguardarse del frío. Tengo entendido que es bastante sociable e incluso domesticable, de hecho, la primera vez que me vio escapó rápidamente, pero en la segunda ocasión se quedó quieto y me permitió acercarme a él lo suficiente como para lanzarle una buena instantánea con mi cámara fotográfica.

FICHA TÉCNICA:
Lugar del avistamiento: San Lorenzo de El Escorial (Madrid).
Fecha del avistamiento: 18 de octubre de 2011.
Nombre común: Salamanquesa.
Nombre científico: Tarentola mauritanica L.
Familia: Gekkonidae
Posición sistemática: Clase Reptilia; Subclase Lepidosauria; Orden Squamata; Suborden Sauria (Lacertilia).
Longitud: 10-16 cm.
Hábitat: Muros, ruinas, viejos edificios, pinares, olivares...
Distribución geográfica: Sur de Europa y norte de África.
Biología: Se mantiene activo tanto de día como de noche, pero soporta mal el frío y suele pasar el invierno aletargado en el interior de algún refugio. Los adultos entran en celo en primavera y los apareamientos suelen estar precedidos de luchas entre los machos. Las hembras ponen los huevos en las grietas de los troncos o de algún viejo muro.

viernes, 26 de agosto de 2011

Medusas del Mediterráneo.

En todos los veranos que pasé en Benidorm durante mi infancia, muchos de los cuales me los pasaba metido en el agua buceando con mis gafas de snorkel, nunca me encontré con una medusa. Había oído hablar de ellas, sabía que existían en el Mediterráneo, pero nunca tuve la oportunidad de verlas. La primera vez que vi una fue en el laboratorio de Zoología de la Facultad de Biológicas, metida en un frasco de formol.

Durante mi viaje a Cuba, en la Playa de El Coral, entre Matanzas y Varadero, pude ver apostadas sobre la arena de la playa numerosas Physalias, conocidas vulgarmente como "Fragatas portuguesas" (Physalia physalis).

Pero este año he leído en la prensa local de Valencia una noticia que me llamó especialmente la atención:

"Levante-EMV, Cullera; Los pescadores de Cullera extrajeron el pasado miércoles una tonelada y media de medusas entre la costa de Cullera y la de Tavernes de la Valldigna. El secretario de la Cofradía de Pescadores de Cullera explicó en declaraciones a Onda Cero que dos barcos salieron a la mar con el objetivo de extraer estos animales, cuya picadura es sumamente molesta para los bañistas".

Precisamente este verano me encuentro pasando unos días de vacaciones en Tavernes y tengo bastante curiosidad por encontrarme con alguna de las tan temidas medusas. Todas las mañanas me acerco nadando hasta la línea de bollas que delimitan la zona de baño de la playa. Pero hoy hay aviso de peligro en la playa por la abundancia de medusas. A pesar de ello me lanzo al agua y me dispongo a alcanzar la bolla. Pero cuando estaba a punto de alcanzarla casi se me para el corazón del susto: Noté que algo envolvía mi pié derecho, como si una bolsa de plástico se hubiera enredado en mi pierna. En cuanto me deshice de ella noté un ligero picor en la piel que se extendió rápidamente por toda la pierna. No hay duda, se trataba de una medusa.

Rápidamente di media vuelta y me puse a nadar a toda leche hacia la costa; no llevaba gafas, de modo que no podía ver el fondo, pero en cuanto abrí los ojos bajo el agua pude ver que estaba rodeado de enormes medusas blancas, estaban por todas partes. Me abrí paso entre todas ellas y logré alcanzar la orilla sin recibir otro picotazo de alguna de ellas.

Subí hasta casa, cogí unas gafas de snorkel y con cámara en mano me lancé de nuevo al agua para poder grabarlas e identificarlas. Y esto fue lo que me encontré:



Efectivamente se trata de la especie de medusa más común en el Mediterráneo, el "Acéfalo azul" (Rhizostoma pulmo), caracterizada por la forma de campana de su umbela y por los ocho largos brazos terminados en maza. Su color blanco característico se complementa con reflejos irisados de color azul violáceo. Mide entre 30 y 70 cm. de diámetro, aunque hay ejemplares que pueden alcanzar los 90 cm (como la que se enredó en mi pie cerca de la bolla...). No es extremadamente urticante, de hecho, el picor que sentí en la pierna fue bastante leve y no duró demasiado tiempo.

La que sí parece ser bastante más urticante es la "Medusa del Huevo Frito" (Cotylorhiza tuberculata), con la que tuve la gran suerte de econtrarme en la misma grabación. No es de extrañar que sea más urticante, no hay más que ver la cantidad de botones azulados que terminan en las ramificaciones de sus brazos bucales. La umbela es plana, con un ligero abultamiento en el centro (de ahí su parecido con un huevo frito); y su color en pardo anarajado.

Ambos Cnidarios pertenecen a la Clase Scyphozoa y al Orden Rhizostomeae.

Cabe preguntarse por qué han proliferado tanto la medusas en estas costas del Mediterráneo, ¿será por el calentamiento global?, ¿la contaminación de las aguas?, ¿o el vertido incontrolado de abonos agrícolas? Sería interesante que alguien realizara una investigación al respecto.

jueves, 26 de mayo de 2011

Tritón Jaspeado en la Laguna Negra.

Camino por la Laguna Negra de Soria en dirección a los Picos de Urbión, y me encuentro con el anfibio más bonito de Europa: El Tritón Jaspeado. Se trata de una hembra que torpemente intenta abrirse camino entre las grandes rocas que rodean el entorno abrupto de la Laguna Negra.

Foto: Miguel Varona.
Es el mayor de los tritones europeos (puede alcanzar los 16 cm. de longitud total), y el menos ligado al medio acuático, aunque no se aleja mucho de los ambientes permanentemente húmedos. Su aspecto macizo y barrigudo le hace parecerse más a las salamandras que a los otros tritones, generalmente más delgados que él.

Los tritones y las salamandras son anfibios urodelos, es decir, que tienen cola (Caudata). Al igual que los anuros (las ranas y los sapos), pasan por un estado larvario acuático y cuando son adultos, viven en ambientes próximos a algún tipo de humedal, ya sea un arroyo, una charca, una laguna... Tritones y salamandras se diferencian, fundamentalmente, por la sección de la cola, circular en las salamandras y semi-circular en los tritones.

Lo que más llama la atención de este urodelo, es la hermosa coloración jaspeada de su cuerpo, una combinación del verde brillante con pequeñas manchas negras que recorren todo el cuerpo. Todo ello adornado, a su vez, con una cresta dorsal que les sale a los machos durante la época nupcial, y una bonita línea dorsal anaranjada que identifica a las hembras.

Foto: Miguel Varona.
La parada nupcial de los tritones jaspeados es algo espectacular. Tiene lugar en el agua, a partir del mes de febrero, antes de la primavera. El macho da vueltas alrededor de la hembra y hace vibrar su cola con la que, a su vez, golpea delicadamente la cabeza de su elegida. La hembra pone a lo largo de varias semanas entre 200 y 400 huevos, de los que nacen pequeñas larvas acuáticas de color amarillento, que poco a poco crecerán hasta que alcanzan los 5 ó 6 cm., momento en el que ya se les considera adultos.

Tras la parada nupcial, machos y hembras salen del medio acuático y pasan el verano resguardados entre la vegetación sin alejarse demasiado de las zonas en las que la tierra permanece húmeda y fresca. Así es como encontré a esta hembra, a primera hora de la mañana, antes de que el sol de mayo comience a caldear el ambiente:


FICHA TÉCNICA:
Lugar del avistamiento: Laguna Negra, Vinuesa (Soria).
Fecha del avistamiento: 26 de mayo de 2011.
Nombre común: Tritón Jaspeado.
Nombre científico: Triturus marmoratus Latreille.
Familia: Salamandridae.
Posición sistemática: Clase Amphibia; Orden Urodela (Caudata).
Longitud: Entre 12 y 16 cm.
Hábitat: Arroyos de poca corriente, acequias, lagunas, charcas, pozas...
Distribución geográfica: Noroeste de la Península Ibérica, norte de Cataluña y sur de Francia.
Biología: En su medio acuático se alimenta de larvas de insectos y pequeños crustáceos. Fuera del agua caza babosas, orugas, lombrices... Su época de celo comienza en febrero y puede alargarse hasta junio. Tras la parada nupcial, abandonan el medio acuático.